Las aceitunas

y Sevilla

Sevilla es nuestro hogar y el de las aceitunas que producimos. Desde el conocimiento adquirido a través de las enseñanzas generacionales y tras décadas de trabajo, hemos aprendido a entender que nuestras aceitunas son especiales porque son parte del sitio al que pertenecen; las raíces se nutren también de un pueblo y su historia.

Es muy importante que crezcan incluidas en un proyecto de biodiversidad, respetando el medio ambiente y promoviendo los valores tradicionales de la agricultura más auténtica.

Son nuestras variedades principales, la manzanilla y la gordal, una buena muestra de que el clima, los paisajes y su gente están presentes en la calidad del producto final.

Desde el trabajo conjunto estamos creciendo y creando una aceituna auténtica, excepcional. Manzanilla Olive apuesta por una identidad sevillana que se haga eco, a través de sus productos, de los valores de la tierra.

Sevilla tiene características muy especiales que nos empujan y motivan a preservar las cualidades únicas que sus aceitunas presentan.

La biodiversidad como valor

No ha sido hasta principios de los 90 que se ha comenzado a destacar la importancia que la gran diversidad de plantas y animales tienen para el buen funcionamiento de nuestros ecosistemas.

En Manzanilla Olive nos sentimos orgullosos de contribuir al mantenimiento de la biodiversidad. Nuestros agricultores vienen cultivando desde hace muchos años más de 20 variedades de olivos, que tienen diferentes usos y funciones. Sin duda, estas variedades tradicionales contribuyen a la diversidad biológica de nuestros ecosistemas.

Por ello hemos iniciado un proceso, junto con el resto de actores sociales del sector, para destacar las dos principales variedades tradicionales que producimos y hemos constituido la Asociación para la Promoción de las Aceitunas Sevillanas de las variedades Manzanilla y Gordal (APAS). Desde ella, con el apoyo de las instituciones provinciales y regionales, trabajamos para que estas dos variedades adquieran la condición de Indicación Geográfica Protegida (IGP), una figura de calidad europea que distingue los productos por su calidad y tradición.

El Grupo Manzanilla Olive hace buena cuenta de ello y ha apoyado desde su inicio el fomento y conservación de las variedades tradicionales de aceitunas, Manzanilla y Gordal de Sevilla, que producimos, primero por la Asociación (APAS), y ya desde 2019 por la Identificación Geográfica Protegida (IGP) para la Aceituna Manzanilla de Sevilla y para la Identificación Geográfica Protegida (IGP) para la Aceituna Gordal de Sevilla. Figura de calidad europea, que distingue los productos por su garantía y tradición.

Su función es trabajar para generar mayor valor añadido y reconocimiento de la producción agrícola del olivar sevillano. Productores, industria y el resto del sector, luchamos para contar con más opciones de futuro. También los consumidores tienen la garantía de que toda aceituna así etiquetada es de procedencia de Sevilla y ha sido producida bajo unas condiciones específicas de calidad especiales y recolectada a mano y cocida al estilo Sevillano.

Si quieres saber más: http://www.igpmanzanillaygordaldesevilla.org/

la biodiversidad como valor

La producción de aceituna de mesa en Andalucía en la campaña de verdeo 2018 ha superado las 480.000 toneladas.

(Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, 2019)