Ante un cambio de tendencia

Inicio>El Manzanillo 2016>Ante un cambio de tendencia

Ante un cambio de tendencia

Aunque parece que la tendencia está cambiando en los últimos años, la aceituna de mesa y el aceite de oliva no siempre han gozado de la fama de saludable, natural y bondadosa que actualmente tienen.

Se dice del consumo de la aceituna del_aceite_moe mesa y del aceite de oliva que aportan muchas calorías, que engordan mucho, que no sirve para cocinar, que el mejor aceite es el que menos acidez tiene. Mitos creados por desinformación o para favorecer el uso de otras grasas menos naturales y saludables. Incluso existe todavía un desconocimiento generalizado de que el aceite de oliva virgen extra es el de más calidad, con más beneficios y mayores características sensoriales.

Pero cabe preguntarse ¿por qué el olivo ha sido cultivado desde la antigüedad?aceituna_sevilla01

Pues debido al conocimiento  de las innumerables propiedades beneficiosas para la salud de su fruta y su zumo, conocidas y valoradas por diferentes civilizaciones.

“Presencia desde tiempos remotos”

  • En la Grecia Clásica, el transporte del aceite de oliva era asegurado por una flota de barcos aceiteros.
  • Homero definió al aceite de oliva como “oro líquido”.
  • Leyendas como la fundación de Atenas en Grecia, o el monte Testaccio de Roma, tienen el olivo y el aceite de oliva como protagonista.
  • Los romanos ordenaron a las poblaciones conquistadas el pago de los tributos bajo forma de aceite de oliva.

Son pocos los alimentos que pueden presumir de tan larga trayectoria y presencia en siglos de historia y de sus tan apreciadas cualidades y  bondades.

Ahora es el momento de que nuestro consumidor los disfrute y los exija en la mesa. Deberíamos celebrar en cada provincia, en cada pueblo olivarero, la llegada de la aceituna y del aceite nuevo.

Eso es la auténtica cultura olivarera, eso es contribuir a que las generaciones futuras conozcan y aprecien el verdadero valor y bondades de nuestras aceitunas y nuestros aceites de oliva.

A tomar conciencia de que las aceitunas de mesa son auténticos alimentos saludables, y que el aceite de oliva virgen extra es un verdadero zumo de fruta y no una simple grasa vegetal.

Si antaño gustaban los aceites dulces, ahora la tendencia ha cambiado. Cuando el consumidor degusta un aceite que huele a naturaleza sana, a campo abierto y a fruta fresca…. lo elige. Y cuando además se le explica que el picor y el amargor se deben a los potentes componentes fenólicos, antioxidantes que nos previenen frente a nuestros principales enemigos, los radicales libres, entonces ya no quieren aceites refinados.

Si ya lo decían nuestros poetas…..

El naranjo sabe a vida

Y el olivo a tiempo sabe….

Miguel Hernández